septiembre 21, 2017

México. Mujeres de maquila textil permanecen atrapadas

CIMACFoto: César Martínez López

No habían pasado ni seis horas del evento conmemorativo que hicieron las costureras del Sindicato 19 de septiembre para recordar a sus compañeras que murieron tras el terremoto de 1985, cuando un nuevo movimiento de la tierra hizo que la historia se repitiera.

Exactamente 32 años después, el temblor de ayer en la Ciudad de México tiró entera una maquila textil ubicada entre las calles de Bolívar y Chimalpopoca, en la colonia Obrera. Casi todo el personal quedó dentro. Ninguna vecina o vecino de quienes presenciaron el derrumbe vio salir a alguien.

“No les dio tiempo. A la mejor las del piso de abajo, donde vendían la ropa que hacían, porque en los otros pisos tenían puertas de seguridad que las obligaba a poner su dedo cada que querían salir”, detalló Angela, vecina que acostumbraba platicar con las trabajadoras.

De acuerdo con el testimonio de varias personas que estaban cerca, el edificio de siete pisos se cayó en cuestión de segundos. Después, una ola de humo nubló la vista. Luego, los gritos de las niñas y los niños de la primaria de al lado -que también tuvo daños- las hizo reaccionar.

Lo primero fue gritar para pedir auxilio. Luego fue levantar las piedras; sacar herramientas de sus casas; y seguirse organizando. “No sólo fueron hombres, las mujeres también estaban levantando las piedras. Incluso las señoras mayores”, dijo otra vecina.

Las mujeres aseguran que fueron ellas y sus vecinos quienes actuaron primero y más duro. Dos horas después llegó la policía federal, pero sólo para hacer vallas e impedir el paso de más civiles.

En efecto, a las seis de la tarde -cuando la luz del día amenazaba con irse- había decenas de personas civiles intentando cruzar una fila de policías. “Venimos a ayudar, entre más manos mejor. Déjanos entrar, hay vidas dentro” decía la gente que había llegado con palas, cubetas y carretas., pero la decisión de los policías parecía discrecional.

Muchas mujeres con ropa de civil entraban y salían del derrumbe. Salían a pedir más ayuda, a poner la voz para decir qué se necesitaba: “¡abran espacio para la ambulancia, necesitamos pilas, traigan lámparas!”.

Aunque había mucha gente, la noche y la idea de poder hacer menos con poca luz amedrentaba el ánimo. La oscuridad de las 8:00 pm finalmente se abrió paso, muchas personas permanecían sobre las piedras para seguir quitándolas. Mujeres y hombres salían de entre las ruinas con polvo y sudor en la cara.

Algunas que estaban desde las dos de la tarde pedían relevos. “Yo iba pasando por la calle cuando se cayó el edificio, sólo avisé a mi casa que estaba bien y me quedé a ayudar. Ya me voy a mi casa”, comentó un señor que apenas salía.

Y cuando el ambiente se volvía tensa calma, de pronto los aplausos. “Rescataron a una. Está viva” gritó la gente. Sobre una camilla que cargaban cuatro brazos (entre ellos civiles) avanzó un cuerpo cubierto hasta la cara con una sábana blanca. Nadie dijo el sexo ni la edad. No importó, era un rescate, un logro conjunto.

De acuerdo con el personal de seguridad, hasta ese momento había ocho cuerpos rescatados. Posiblemente seis con vida. Una enfermera del hospital contiguo aseguró que la tarde de ayer ahí recibieron a varias personas heridas y con vida, pero las fracturas eran tan graves que tuvieron que ser trasladadas a otros hospitales de especialidades. También dijo que las familias de las y los trabajadores de esa maquila preguntaban cada rato si su familiar podría estar ahí, ya que nadie, ni la empresa, les había informado nada.

Mientras la noche avanzaba, los elementos de seguridad empezaron a organizar a las manos solidarias. Aunque pidieron “hombres fuertes” en filas, decenas de mujeres preparadas con cubrebocas se formaron. Les dejaron pasar y ahí se estuvieron la noche entera. Estaban sin luz, pero con suficiente comida y agua que las familias y los negocios cercanos les prepararon y llevaron.

A las siete de la mañana de hoy, la información era casi la misma. “No sabemos con certeza cuántas personas dentro ni cuántas rescatadas durante la noche”, dijo otro policía federal que resguardaba la zona. Aunque había civiles dentro, el control del rescate lo acababa de tomar el Ejército y protección civil. Ya no hubo paso para nadie.

Un rescatista informó que durante la noche se sacó a una familia entera. Entre ellas una mujer mayor que no salió con vida. Al punto de las 10 de la mañana, el informe era que al menos 10 personas podrían seguir atrapadas. Ninguna información certera.

Muchas mujeres que estaban anoche ahí seguían. Algunas más llegaron desde las cinco de la mañana para dar de comer a las y los voluntarios. Otra decena de mujeres pasó toda la madrugada organizando los víveres que llegaron durante la noche.

Nunca faltaron manos, pero conforme avanzó la mañana llegaron más personas. De ser decenas pasaron a cientos. Entre ellas, muchas mujeres jóvenes. La mayoría, estudiantes de todas las carreras; también trabajadoras que les dieron el día y amas de casa. Llegaron con sus amigas y con sus familias. Todas a ayudar con cascos, cubetas y cubre bocas. Otras mujeres de más edad repartían agua, comida y sombreros de papel para el sol. Muchas de ellas organizaban incluso las brigadas.

Se conformaron brigadas para sacar cascajo; jalar piedras grandes y buscar las personas que están dentro y siguen con vida. Entre las filas, también estaban las manos de las familias de las y los trabajadores que estaban dentro. “Mi tía de 60 años está ahí. Yo vi en la televisión cómo se cayó el edificio. Su esposo está también ayudando a quitar los escombros. No nos hemos podido encontrar”, aseguró Valeria, sobrina de Silvia Mireles Quintanar quien seguía atrapada.

Si bien nadie ha informado oficialmente el nombre de la maquila, las vecinas aseguran que en el edificio se maquillaba ropa que luego se vendía a tiendas grandes en México. Aseguraron incluso que había bodegas que pertenecían a personas judías y orientales.

Sin embargo ninguna autoridad en el lugar quiso confirmar esta información sobre la empresa. Un grupo de hombres con traje, cadenas y kipár (gorro judío) entraban y salían del derrumbes amaqui su antojo. No traían protección y dieron órdenes a unas personas para que sacaran varios tubos de telas. Ya en la calle, dónde permanecían documentos de exportaciones tirados, resguardaron su material. No se sumaron a la fila de personas voluntarias, al contrario, permanecieron inmóviles mirando la ayuda de las cientos de mujeres y hombres que no cesaron ningún esfuerzo para rescatar a quien sea que todavía estaba abajo de las piedras.

Al medio día, un aplauso de al menos 300 personas y un nuevo grito de “están vivos” les confirmaba que el esfuerzo había valido la pena. Minutos después, las manos ya se habían vuelto a organizar para levantar más piedras.

Por Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Fuente: Cimacnoticias 

Halimah Yacob, primera mujer nombrada presidenta en Singapur



Halimah Yacob resultó elegida presidenta sin haber recibido ni un solo voto, ya que fue la única candidata que superó los estrictos requisitos establecidos. 

La ex parlamentaria Halimah Yacob, de 63 años, se ha convertido en la primera mujer de la historia de Singapur en ser nombrada presidenta del archipiélago asiático. Un hito que ha quedado ensombrecido por las críticas a un proceso calificado de antidemocrático después de que resultara elegida sin haber recibido ni un solo voto. Según se hizo oficial el lunes, Yacob fue la única candidata de entre todos los presentados que superó los estrictos requisitos establecidos para las elecciones a la jefatura del Estado, unos comicios que debían celebrarse a finales de la próxima semana. Pese a que su popularidad ya la hacía ser la favorita, el mandato de Yacob ha comenzado generando una gran controversia.

Pese a que su popularidad ya la hacía ser la favorita, el mandato de Yacob ha comenzado generando una gran controversia.

El proceso electoral fue criticado desde sus inicios, cuando se estableció que, en un intento por favorecer la integración, la carrera presidencial quedaba reservada por primera vez a candidatos pertenecientes a la etnia malaya, tradicionalmente la más pobre de las tres que integran este multicultural país (los chinos representan el 74% de la población, los malayos el 13% y los indios el 9%). El último representante de esta etnia en ocupar el cargo fue Yusof Ishak (1965-1970), cuyo rostro aparece ahora en los billetes oficiales.

Posteriormente, el Comité Electoral estableció nuevos requisitos, entre los que figuraba que cualquier candidato proveniente del sector privado debía haber sido un alto ejecutivo de una empresa con, al menos, 370 millones de dólares de patrimonio neto. Esto provocó que los otros dos posibles aspirantes, los empresarios Salleh Marican y Farid Khan, no superaran el corte bajo la alegación de que sus empresas no eran lo suficientemente grandes.

La boyante Singapur está acostumbrada a celebrar elecciones cuyos resultados son fáciles de predecir. En sus 52 años de historia, el Partido de Acción Popular (PAP) ha ganado todas las convocatorias parlamentarias -hoy en día controla 83 de los 89 escaños- y su líder, Lee Hsien Loong, es el primer ministro, un cargo que también ostentó su padre y fundador del país, Lee Kuan Yew, fallecido en 2015.

Cargo representativo y ceremonial más que ejecutivo

Aunque el cargo de presidente es más representativo y ceremonial que ejecutivo, también incluye potestades como la de autorizar investigaciones sobre corrupción o participar en las decisiones sobre el uso de las importantes reservas financieras de este país de 5,6 millones de habitantes.

“Aunque no haya habido elecciones, mi compromiso de servir sigue siendo el mismo”, Halimah Yacob.

Tras la entrega de su acta presidencial, Yacob aseguró que será “la presidenta de todos” y que “aunque no haya habido elecciones, mi compromiso de servir sigue siendo el mismo”, según recogió Reuters.

Sobre Halimah Yacob

Nacida en 1954 en Singapur, Yacob es hija de un musulmán de origen indio y de madre malaya, y en la actualidad está casada y tiene cinco hijos. Su carrera política se inició en el seno del PAP, con el que entró en el Parlamento en 2001. Diez años más tarde, consiguió su primera cartera como ministra de Deportes, Juventud y Desarrollo Comunitario, y en 2013 ocupó la presidencia del Parlamento. El mes pasado, renunció a ese puesto y se dio de baja en su partido para poder concurrir a las elecciones que ha ganado sin necesidad de pasar por las urnas.

Fuente: Mujeres&Cia

septiembre 20, 2017

Una poderosa coalición mundial a favor de la igualdad de remuneración para las trabajadoras

Una nueva iniciativa apoyará las políticas innovadoras y las prácticas eficaces para alcanzar la igualdad de remuneración en todo el mundo.

NUEVA YORK (OIT Noticias) – Uno de los obstáculos más persistentes para el éxito profesional de las mujeres y para el crecimiento económico, la desigualdad salarial, será desafiado activamente por una nueva coalición mundial, la Coalición Internacional sobre la Igualdad de Remuneración (EPIC en inglés). 

Con el lanzamiento de EPIC, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ONU Mujeres y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), congregarán a diversos actores a nivel mundial, regional y nacional para ayudar a los gobiernos, los empleadores y los trabajadores y sus organizaciones, así como otras partes interesadas, a hacer de la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor entre hombres y mujeres una realidad. 

“Una de las expresiones más visibles, tangibles y extendidas de la discriminación, es que en todo el mundo las mujeres siguen recibiendo un salario inferior al de los hombres por un trabajo de igual valor. Este es el motivo por el cual se desarrolló esta iniciativa sobre la igualdad de remuneración y por qué es un tema central de Iniciativa del Centenario relativa a las mujeres en el trabajo de la OIT. El principio de igualdad de retribución por un trabajo de igual valor está consagrado en la Constitución de la OIT de 1919. Cien años de espera, es un tiempo demasiado largo, debemos trabajar juntos para hacer de la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor una realidad”, declaró Guy Ryder, Director General de la OIT. 

EPIC es la respuesta global a un problema crítico al cual se le dio prioridad en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas , en particular en la Meta 8.5 que llama a garantizar la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor de aquí a 2030. La igualdad de remuneración, además de empoderar a las mujeres puede tener un impacto considerable en la realización de otros objetivos, como la promoción de sociedades inclusivas, la reducción de la pobreza, la creación de condiciones de trabajo decentes y la igualdad de género. 

Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, declaró: “Nada justifica la desigualdad salarial para una mujer cuando ella realiza un trabajo de igual valor que el de un hombre. Esta injusticia ha sido ignorada por demasiado tiempo y, juntos, vamos a ponerle fin. La igualdad de remuneración para las mujeres se traduce en beneficios a lo largo de toda la vida para ellas y para sus familias: mejores perspectivas de carrera y de ingresos, mayor independencia y mayores inversiones en la educación y salud de sus hijos.” 

Los empleadores y los sindicatos, así como otras partes interesadas, tendrán un papel central en la aplicación e implementación de las políticas a favor de la igualdad de remuneración. Una Plataforma de Campeones, lanzada a principios de este año por ONU Mujeres durante la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer, también contribuirá a fortalecer la movilización a favor de la igualdad salarial, en el marco de EPIC. 

Un reciente informe OIT-Gallup , basado en una encuesta representativa realizada en 142 países, muestra que mujeres y hombres por igual desearían que las mujeres tuviesen un empleo remunerado, pero persisten una serie de desafíos para las mujeres en el trabajo, como la desigualdad salarial, el equilibrio entre el trabajo y las responsabilidades familiares, la falta de acceso a servicios de cuidado asequibles y la desigualdad de trato. 

Angel Gurría, Secretario General de la OCDE, señaló que “la desigualdad de género tiene numerosas causas, incluyendo políticas inadecuadas, leyes y reglamentaciones discriminatorias, incentivos económicos erróneos, prácticas en el lugar de trabajo y normas e instituciones sociales ineficaces”. Afirmó que: “Está en nuestras manos realizar mejoras inmediatas en la calidad de vida de cientos de millones de mujeres y de sus familias, si logramos alcanzar la igualdad de remuneración entre hombres y mujeres.” 

La cuestión de la igualdad salarial sigue ocupando un lugar prioritario en la agenda de las Naciones Unidas. Este año, el Panel de alto nivel del Secretario General de la ONU sobre empoderamiento económico de las mujeres, publicó un informe dedicado a las transformaciones indispensables para hacer avanzar el empoderamiento económico de las mujeres, destacando la importancia de la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor. 

La acción innovadora de la recién creada EPIC contribuirá de manera significativa a cuestionar algunas de las principales suposiciones que afianzan la desigualdad salarial, las cuales fueron puestas de manifiesto por el Panel de alto nivel y por el informe OIT-Gallup.

Fuente: OIT 

Una nueva iniciativa apoyará las políticas innovadoras y las prácticas eficaces para alcanzar la igualdad de remuneración en todo el mundo.


Uno de los obstáculos más persistentes para el éxito profesional de las mujeres y para el crecimiento económico, la desigualdad salarial, será desafiado activamente por una nueva coalición mundial, la Coalición Internacional sobre la Igualdad de Remuneración (EPIC en inglés).

Con el lanzamiento de EPIC, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ONU Mujeres y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), congregarán a diversos actores a nivel mundial, regional y nacional para ayudar a los gobiernos, los empleadores y los trabajadores y sus organizaciones, así como otras partes interesadas, a hacer de la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor entre hombres y mujeres una realidad.

“Una de las expresiones más visibles, tangibles y extendidas de la discriminación, es que en todo el mundo las mujeres siguen recibiendo un salario inferior al de los hombres por un trabajo de igual valor. Este es el motivo por el cual se desarrolló esta iniciativa sobre la igualdad de remuneración y por qué es un tema central de Iniciativa del Centenario relativa a las mujeres en el trabajo de la OIT. El principio de igualdad de retribución por un trabajo de igual valor está consagrado en la Constitución de la OIT de 1919. Cien años de espera, es un tiempo demasiado largo, debemos trabajar juntos para hacer de la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor una realidad”, declaró Guy Ryder, Director General de la OIT.

EPIC es la respuesta global a un problema crítico al cual se le dio prioridad en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, en particular en la Meta 8.5 que llama a garantizar la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor de aquí a 2030. La igualdad de remuneración, además de empoderar a las mujeres puede tener un impacto considerable en la realización de otros objetivos, como la promoción de sociedades inclusivas, la reducción de la pobreza, la creación de condiciones de trabajo decentes y la igualdad de género

Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, declaró: “Nada justifica la desigualdad salarial para una mujer cuando ella realiza un trabajo de igual valor que el de un hombre. Esta injusticia ha sido ignorada por demasiado tiempo y, juntos, vamos a ponerle fin. La igualdad de remuneración para las mujeres se traduce en beneficios a lo largo de toda la vida para ellas y para sus familias: mejores perspectivas de carrera y de ingresos, mayor independencia y mayores inversiones en la educación y salud de sus hijos”.

Los empleadores y los sindicatos, así como otras partes interesadas, tendrán un papel central en la aplicación e implementación de las políticas a favor de la igualdad de remuneración. Una Plataforma de Campeones, lanzada a principios de este año por ONU Mujeres durante la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer, también contribuirá a fortalecer la movilización a favor de la igualdad salarial, en el marco de EPIC.

Un reciente informe OIT-Gallup, basado en una encuesta representativa realizada en 142 países, muestra que mujeres y hombres por igual desearían que las mujeres tuviesen un empleo remunerado, pero persisten una serie de desafíos para las mujeres en el trabajo, como la desigualdad salarial, el equilibrio entre el trabajo y las responsabilidades familiares, la falta de acceso a servicios de cuidado asequibles y la desigualdad de trato.

Angel Gurría, Secretario General de la OCDE, señaló que “la desigualdad de género tiene numerosas causas, incluyendo políticas inadecuadas, leyes y reglamentaciones discriminatorias, incentivos económicos erróneos, prácticas en el lugar de trabajo y normas e instituciones sociales ineficaces”. Afirmó que: “Está en nuestras manos realizar mejoras inmediatas en la calidad de vida de cientos de millones de mujeres y de sus familias, si logramos alcanzar la igualdad de remuneración entre hombres y mujeres”.

La cuestión de la igualdad salarial sigue ocupando un lugar prioritario en la agenda de las Naciones Unidas. Este año, el Panel de alto nivel del Secretario General de la ONU sobre empoderamiento económico de las mujeres, publicó un informe dedicado a las transformaciones indispensables para hacer avanzar el empoderamiento económico de las mujeres, destacando la importancia de la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor.

La acción innovadora de la recién creada EPIC contribuirá de manera significativa a cuestionar algunas de las principales suposiciones que afianzan la desigualdad salarial, las cuales fueron puestas de manifiesto por el Panel de alto nivel y por el informe OIT-Gallup.

  • Más información sobre la Coalición Internacional sobre la Igualdad de Remuneración (EPIC) está disponible en www.ilo.org/epic
Fuente: Onumujeres

Lanzamiento de la Coalición Internacional en favor de la Igualdad de Remuneración (EPIC)en la Asamblea General de la ONU



El lanzamiento de alto nivel de la Coalición Internacional en favor de la Igualdad de Remuneración (EPIC) que se realizÓ en la ONU, durante la 72ª Sesión de la Asamblea General de la ONU reunirá a altos funcionarios gubernamentales, de la ONU y de otras organizaciones internacionales, altos ejecutivos empresariales y líderes de sindicatos y de organizaciones de empleadores, sociedad civil y personas que han contribuido a promover y aplicar políticas de igualdad de remuneración.

Objetivo del evento
  • Establecer un consenso sobre el proyecto de visión de EPIC, las directrices operacionales y la estrategia de movilización de recursos;
  • Aumentar la apropiación, el apoyo, la concienciación y un mayor compromiso de los gobiernos y otros socios clave para la visión estratégica de EPIC y las principales modalidades operacionales.
En el lanzamiento de alto nivel participaron representantes de los Estados Miembros, funcionarixs de las Naciones Unidas, altos funcionarixs de empresas y de organizaciones de empleadores y trabajadores, académicxs, Fundaciones, medios de comunicación y sociedad civil.

Antecedentes de EPICE en septiembre de 2015, una Cumbre de Jefxs de Estado adoptó los Objetivos de Desarrollo Sostenible para enmarcar la agenda global de desarrollo (Agenda 2030) para los próximos 13 años. En este marco, se estableció el Objetivo 8 para promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.

EPIC es una alianza estratégica de múltiples partes interesadas que apoyará a los Estados Miembros de las Naciones Unidas a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, en particular el Objetivo 8, meta 8.5, que llama a lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las mujeres y los hombres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor para el 2030, así como el objetivo 5, que llama a lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas. La igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor es fundamental para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y es clave para el crecimiento inclusivo y la reducción de la pobreza. 

Mayor información

Para obtener información general sobre el desarrollo de EPIC, sírvase leer acerca de la Primera Reunión de Partes Interesadas de EPIC en Berlín 

Personas de contacto: 

Sr Raphael Crowe , Especialista Principal de la OIT sobre género, igualdad y diversidad 
Sra Lisa Wong , Especialista Princpal de la OIT sobre Non-discrimination

Fuente:OIT

septiembre 19, 2017

El tiempo de las mujeres “es político”

Para las latinoamericanas, “existe una retroalimentación entre la pobreza monetaria de sus hogares e individual y la pobreza de tiempo”, advierte la especialista, que apunta a la necesidad de información y políticas públicas para la paridad.



Para las mujeres, el tiempo no productivo, genera pobreza. Para ellas “existe una retroalimentación entre la pobreza monetaria de sus hogares e individual y la pobreza de tiempo”, dice Nieves Rico, experta de la Cepal, porque ese tiempo está dedicado a tareas por las que no cobran dinero. Y ese trabajo no remunerado de las mujeres equivale aproximadamente a un quinto del producto bruto de los ocho países que lo han medido en América latina y el Caribe.

María Nieves Rico, directora de la División de Asuntos de Género, Comisión Económica para América latina y el Caribe Cepal, habló de esto en el Seminario Internacional “Entre la medición y la acción: debates en torno al bienestar” organizado por Unicef y la Secretaría de Estado de Gestión Pública y Planeamiento del Gobierno de la provincia de Tucumán.

Rico es Antropóloga Social de la Universidad Nacional de Rosario, magíster en Sociología del Desarrollo, en Desarrollo y Administración Local y doctora en Sociología de la Universidad Complutense de Madrid y presentó el trabajo “Uso del tiempo y trabajo no remunerado: dimensiones invisibles del bienestar”. Luego del seminario, la experta en políticas públicas con enfoque de género y derechos humanos, respondió a algunas preguntas para este diario.

–¿Es nuevo el pensar en el bienestar de las mujeres como un derecho? ¿Cómo se ha avanzado en la conceptualización y en la mirada sobre el problema?

–Los estudios realizados desde hace por lo menos dos décadas por la academia feminista así como por organismos internacionales como la División de Asuntos de Género (DAG) de la Cepal sobre el bienestar han incorporado una perspectiva de igualdad de género, autonomía y derechos de las mujeres, avanzando en estadísticas e indicadores que muestran su situación.

A pesar de los avances y la evidencia empírica hoy disponible y los esfuerzos realizados, ha habido importantes dificultades y resistencias para que las mediciones de la pobreza, tanto monetaria como multidimensional, y el bienestar incorporen sistemáticamente un enfoque de género no solo desagregando la información por sexo, sino fundamentalmente identificando las problemáticas y discriminaciones a las que son expuestas las mujeres debido a la división sexual del trabajo, el sistema patriarcal, las barreras para acceder a recursos y a los procesos de adopción de decisiones.

–Así como lo personal es político, ¿hoy podemos decir que el tiempo es político?

–Sí. La distribución y uso del tiempo están siempre condicionados y muchas veces determinados por la actual división sexual del trabajo y la asignación de roles a mujeres y hombres, pero también por políticas públicas que pretendiendo ser neutrales y, en ocasiones universales, desconocen el trabajo doméstico y de cuidado realizado por las mujeres, su aporte a la economía y al desarrollo de los países, y la inminente necesidad de redistribuir este recurso para avanzar hacia la igualdad.

–Las encuestas del uso del tiempo son un instrumento necesario para desarrollar políticas públicas. ¿Cuál es el nudo central del problema de la división de tareas?

–La actual división sexual del trabajo y la asignación cultural casi exclusiva a las mujeres de las responsabilidades de cuidado, no sólo son injustas sino que se constituyen en una barrera para la autonomía económica de las mujeres en la medida que tienen importantes dificultades para insertarse en el mercado laboral en ocupaciones con protección social, tener ingresos propios y por lo tanto alcanzar su autonomía económica. Pero también, como lo han mostrado estudios de la Cepal, se constituye en un factor reproductor de la pobreza.

–¿Cómo se conjugan la pobreza monetaria y la falta de tiempo en la vida de las mujeres?

–Estudios realizados por la Cepal sobre las encuestas de hogares y las encuestas de uso del tiempo muestran que entre las mujeres que no tienen ingresos propios (una de cada tres a nivel regional) el tiempo destinado al trabajo no remunerado y de cuidados es superior respecto al que dedican las mujeres que sí tienen ingresos proveniente, y mucho mayor al que dedican los hombres tengan o no ingresos propios. También las mujeres pertenecientes a los primeros quintiles de la distribución dedican más tiempo al TNR que las mujeres de los otros quintiles. Notándose que en el caso de los hombres el tiempo destinado a este trabajo es casi el mismo cualquiera sea el nivel de ingreso de los hogares, mostrando un comportamiento similar independientemente si es pobre o no pobre. Entonces para las mujeres existe una retroalimentación entre la pobreza monetaria de sus hogares e individual y la pobreza de tiempo.

–Usted dice que las mujeres jóvenes que no estudian y no están ocupadas, trabajan sin cobrar. Acá algunas personas todavía hablan de los “ni-ni”…

–No nos parece acertado utilizar la denominación ni-nis porque oculta la tremenda realidad de que las mujeres jóvenes que no estudian y no están insertas en el mercado laboral están trabajando de manera no remunerada al interior de los hogares. Por eso decimos que hay jóvenes que no estudian pero trabajan sin cobrar por dicho trabajo, y esas jóvenes están también sosteniendo la economía, subvencionando a los sistemas de protección social y responsabilizándose del bienestar de sus familias, sin poder desarrollar su juventud y su potencialidad por esta responsabilidad lo que va a impactar en sus derechos y su autonomía actuales y futuros.

–El trabajo no remunerado de las mujeres equivale aproximadamente a un quinto del producto bruto de los países que lo han medido ¿cómo se hace para valorizar esto? Es decir, ¿cómo se visibiliza y se logra monetizar ese trabajo?

–La valorización del trabajo no remunerado (TNR) en el marco del Sistema de Cuentas Nacionales (SCN) permite obtener una medida más precisa de lo que produce la sociedad en su conjunto, visibilizando una parte de la economía y de la producción de bienes y servicios que había permanecido oculta. Además, permite incorporar el aporte del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado al análisis macroeconómico, al diseño de políticas públicas y a la toma de decisiones. De igual modo, esta valoración sirve para comprender mejor las dinámicas económicas al interior de los hogares (entre sus miembros), así como entre hogares según su inserción en la estructura socioeconómica, y entre los hogares y el resto de la economía. Esto es fundamental para incorporar el análisis de la economía del cuidado en el funcionamiento del sistema económico. En este contexto, esta valoración es de especial importancia debido a que visibiliza la contribución a la economía que realizan las mujeres (expresada en lenguaje y moneda de intercambio tradicional) y permite abrir la discusión hacia la economía heterodoxa.


Por Sonia Santoro

Machismo Callejero “Tú me cosificas, pues yo saco el móvil y te cosifico a ti”

Marta y Sara han creado una cuenta en Instagram para denunciar el llamado ‘machismo callejero’

Sara y Marta son las impulsoras de 'Machismo Callejero' (Cedida)

Marta y Sara (prefieren mantener sus apellidos en el anonimato por motivos de seguridad) son dos chicas de 29 y 25 años que hace dos meses iniciaron un nuevo proyecto en la red social Instagram. Una página llamada ‘Machismo Callejero’ que recibe y publica denuncias de chicas que han vivido alguna situación de acoso o machismo en el metro, en la playa o en la calle. En tan solo tres meses ya han llegado a los 35.000 seguidores y su crecimiento es de unos mil seguidores diarios. Todo un éxito con un único objetivo: denunciar actitudes machistas.

Pero ¿Qué es exactamente el machismo callejero? “Yo lo entiendo como el machismo que no se ve. Hay cosas muy evidentes que vemos por la tele, por ejemplo y que identificamos claramente como machistas, pero luego esta este machismo del día a día, que pasa desapercibido y que sufrimos sin darnos cuenta. Somos nosotras las primeras que no sabemos que lo estamos sufriendo”, explica Marta. Sara puntualiza: “Es un machismo que asumes”.

La cuenta ‘Machismo Callejero’ acumula 35.000 seguidores en tres meses

Ambas se muestran prudentes a la hora de asociarlo con el acoso, pero reconocen que existe una vinculación entre ambos conceptos: “El machismo es un tipo de acoso callejero, pero hay mucho machismo que no llega a ser acoso”, dice Marta. Para Sara todo radica en un sentimiento de poder: “El machismo callejero es el acoso de parte de un hombre, que se siente en suficiente superioridad como para abordarte. Es una esta superioridad que te permite acercarte a una mujer y decirle guapa en un tono muy sexualizado, por ejemplo”.

Esta popular cuenta de Instagram nació a principio de verano por una experiencia personal que vivieron juntas: “Somos pareja, Íbamos por la calle, nos paramos en un semáforo en el centro y nos dimos un beso”, relata Marta. “Entonces, un chico nos miró, nos hizo un gesto de ‘3’ con los dedos a un metro de distancia. Le dije ‘¿Qué quieres?’ Y Me dijo, ‘los tres’ y luego ‘guapa’. Le contesté que ‘¿Guapa de qué? Me estoy besando con mi pareja’. El gesto fue muy evidente porque había una terraza muy concurrida ahí mismo y la gente paró de hablar y nos miraba. Saqué el móvil y me grabé explicando que este chico me había hecho esto. Lo subimos a nuestras redes y se viralizó”, explica Sara. “Se generó un debate tremendo sobre si era machismo, si era un piropo… Entonces decidimos que abriríamos una cuenta donde la gente podría denunciar este tipo de situaciones”. Y así nació ‘Machismo Callejero’.

Cuando los grabas, suelen parar. Pero hay que tener cuidado

La estrategia es sencilla, buscan provocar en el acosador, la misma sensación de vulnerabilidad, afirma Marta. “Era la herramienta fácil para luchar contra ello. Y cuando los grabas, sorprendentemente, suelen parar. Pero hay que tener cuidado, depende de en que sitios o a según que horas no me atrevería a hacer algo así”, añade.

La cuenta está abierta a todo el mundo. Cualquier persona puede hacer llegar su denuncia al correo electrónico que han habilitado en su perfil. Aseguran que reciben una media de diez correos diarios con imágenes o vídeos. “Nosotras lo recibimos, lo filtramos, lo pixelamos y lo publicamos”, explican y detallan que la gran mayoría de denuncias son por exhibicionismo y actitudes lascivas: “Hay mucho contenido sexual, hombres masturbándose delante de chicas”, por este motivo, filtran el material recibido, para evitar repeticiones y para, en este caso, descartarlo, ya que es un contenido prohibido por Instagram”. Pero también reciben “muchísimos correos de chicas que van en el metro y tienen delante a un hombre con una mirada acosadora asquerosa”.

Les preocupa, especialmente el gran número de ‘pantallazos’ de conversaciones de WhatsApp que reciben de chicos y chicas “muy jóvenes” y en las que se aprecia “un problema de control-posesión” en la forma en la que se relacionan. Aun así, la mayoría de acosadores oscilan “entre los 30 y los 40 años”.

Tuvieron la cuenta cerrada durante un par de semanas, para reflexionar algunas cuestiones legales y de seguridad. Aseguran que se han cuestionado en algún momento si continuar con esta vía exponiéndose a algún tipo de represalia, pero finalmente, han decidido continuar. Este parón también ha servido para asesorarse legalmente y borrar algunas publicaciones que no se ajustaban a la legalidad. Pero recuerdan “puedes grabar cualquier cosa en la vía pública y subir las imágenes, siempre que no se reconozca a nadie”. Por ello pixelan a todas las personas que aparecen antes de publicarlas”.

La voluntad con la que nació ‘Machismo Callejero’ es la de denunciar públicamente estas actitudes, “a veces el escarnio público tiene mayores efectos que las medidas legales, porque las leyes están mal planteadas”, explica Marta, que también recuerda que su objetivo es generar un debate sano a partir del que poder acercar a la gente esta problemática, no el de buscar la confrontación. En este sentido, explican que tras su primera publicación recibieron un mensaje del chico que salía en el vídeo: “El chico nos escribió e hizo algo que creo que es mucho más inteligente que el ataque directo. Nos dijo que era él el que salía en el vídeo, y que ya había tenido su merecido por parte de familiares y amigos que habían visto la publicación. Nos dijo que lo sentía mucho, que si le conociésemos sabríamos que él no era así, que estaba ebrio y que por favor si lo podíamos borrar. Y lo hicimos. Tampoco buscamos una guerra lo interesante es el debate que genera”.

Tampoco buscamos una guerra lo interesante es el debate que genera

Pero, ¿Se genera realmente un debate sano? “Hay mucho debate sano, pero también una parte que no lo es, que solo insulta. Gente muy estudiada sobre feminismo que intenta instruir y luego gente que nos llama ‘feminazis’ y cosas peores”, asegura Sara. “Pero aun así, has conseguido que ese tío se lea todos los comentarios y en algún momento se parará a pensar en ello”, apunta Marta.

“Hay gente que nos escribe privados preguntando, interesándose… Esto es lo más bonito. “Al final no puedes debatir con alguien si estas en otro nivel de conocimientos. Y mucha gente tiene ganas de aprender”, destaca, “y muchos son chicos” añade Sara, que explica que el perfil de personas que siguen esta cuenta es mayoritariamente femenino (85%) pero también hay un 15% de hombres.

La franja de edad que frecuenta la cuenta está entre 18 y 24 años, aunque Sara reconoce que le “encantaría llegar a más menores”. “Al final estamos logrando que muchas chicas también se den cuenta de están sufriendo actitudes machistas de las que no eran ni conscientes”. Un aspecto que ilusiona también a Marta: “Lo guay es empoderar a las chicas. Es lo que más me motiva. ‘Esto que te está pasando y que tú ves bien, no lo está’. Creas consciencia social”.

El machismo está repuntando en los últimos años. Solo de enero a junio de 2017 se han registrado en Catalunya más de mil delitos contra la libertad e indemnidad sexual, según datos del Ministerio de Interior. Marta habla de una encuesta que ha visto hace poco en la que “más del 60% de jóvenes de Estados Unidos decían que preferían el modelo de familia tradicional donde la mujer se queda en casa. En Estados Unidos. En 2017” y comenta que esto ocurre “porque los hombres ven que pueden perder unos privilegios que tenían asumidos. Por un lado, los hombres se siente más atacados y, por otro lado, las mujeres se sienten más fuertes”. Sara apunta el peso de las redes sociales en esta cuestión: “Es una paradoja. Con las redes se da visibilidad, pero también hay más obsesión por el control en muchas relaciones”.

Les preocupa el repunte del machismo entre los más jóvenes

¿Cómo revertir esta dinámica? “La solución llegará dentro de muchos años, con educación.”, asegura Marta, pero Sara también lo tiene muy claro: “Podemos empezar con perderle el miedo a la palabra ‘feminismo’. Se le tiene más miedo que a la palabra ‘machismo’, tiene una connotación negativa y es un problema del idioma. En inglés machismo es ‘sexism’ y feminismo ‘feminism’. Aquí el ‘feminismo-machismo’ la gente lo entiendo como contrarios, y no lo son”.

Explica que el feminismo es “la búsqueda de la liberación de la mujer que, como consecuencia, tendrá la igualdad, entre otras”. Pero Marta se lamenta de que gente con plataformas mucho más amplias y que llegan a millones de personas, acaben lanzando mensajes distintos: “Luego sale la ex de Bustamante, con muchísimos seguidores, y dice que no es ni machista, ni feminista, que solo busca la igualdad. Y tantas otras. Aunque sea que se miren la definición en la RAE, que vean que significa”, suplica.

Pero son conscientes que el rol que les ha acabado llegando, de forma natural, a través del crecimiento de su perfil en Instagram no las convierte en expertas en la materia: “Es una vergüenza que seamos nosotras las abanderadas del feminismo porque hay gente mil veces más preparada y formada, pero a veces, parece que entras en el canon de lo socialmente establecido y te escuchan más que a lo mejor otra persona”, dice Marta, pero Sara le contradice: “No creo que sea eso. Nosotros no somos muy técnicas y siempre hemos querido comunicar a las masas. Si a esta gente le das un mensaje muy enrevesado, te dejarán de escuchar a los dos segundos. Intentamos dar un mensaje sencillo que pueda llegar, aunque sea un poquito”.

La aspiración pedagógica les viene de lejos. Hace un año y medio empezaron un proyecto, también en las redes sociales, para luchar contra la homofobia y crear consciencia social. Todo empezó cuando un chico transexual de Barcelona se mató. “Nos llevó a una reflexión: nosotras, que ya hemos pasado por este proceso, que ya somos adultas, tenemos pareja, estabilidad, un trabajo… ¿Qué podemos hacer para ayudar?”, explica Marta. “Teníamos claro que la clave era la educación. Fuimos al Ayuntamiento y a la Generalitat a ofrecernos para dar charlas en centros escolares. Pero estos procesos son muy lentos y al final decidimos impulsar algo por nuestra cuenta con las herramientas que teníamos”.

Marta y Sara también tienen un proyecto de consciencia LGTBI en las redes sociales

Este proyecto cuenta ya con 73.000 seguidores, pero ‘Machismo Callejero’ apunta a superarlos de largo. En solo tres meses ya tienen 35.000. “Y eso que hemos estado dos semanas con la cuenta cerrada. Crecemos a mil seguidores por día, esto va solo”, dice Sara desbordada. Y es que la mayoría de sus publicaciones superan el centenar de comentarios, algunas llegan a los 900 “¡es una barbaridad!”, exclama.


Por Edurne Concejo
Fuente:La Vanguardia